Miércoles, 27 Junio 2018 11:08

Gerardo Gamba

El grado de Doctor en Ciencias y la Investigación en Medicina

Dr. Gerardo Gamba

Comité de Ciencias Naturales Comité de Ciencias Naturales



En el mundo de la ciencia médica existen algunas diferencias en el proceso de entrenamiento de los investigadores clínicos que no esta clara en diferentes sectores de la academia en México. Escribo este editorial como una referencia que ayude a los científicos de diversas áreas a entender la particularidad que hay en medicina.

Para poner en perspectiva al lector, comienzo por decir que en todas las áreas de la ciencia en general se considera que un investigador se forja a través de un programa de doctorado. Quienes estudian la carrera de biología, la de química o inclusive la de investigación biomédica básica, si quieren seguir la carrera de investigador deben hacer un doctorado para tal efecto. Los sistemas de evaluación, como el Sistema Nacional de Investigadores, no los tomarán en cuenta si no tienen el grado doctoral. En los Institutos de investigación de la UNAM no podrían ser contratados porque tener el grado de doctor es un requisito indispensable.

En medicina el camino de obtener el grado doctoral después de terminada la licenciatura es una posibilidad. Es muy útil cuando el estudiante de medicina decide que quiere dedicar su vida a la investigación y se interesa por lo que llamamos investigación básica, en la que se estudian procesos de índole fisiológico, farmacológico, bioquímico o molecular, o bien cuando se interesa por lo que llamamos investigación poblacional, en donde los campos son del tipo de epidemiología, la salud pública o la bioestadística. Por lo tanto, los doctorados suelen ser en disciplinas como estas. Estos doctorados, sin embargo, alejan al médico de la clínica y por tanto, no son atractivos para el médico que quiere dedicarse a la atención clínica. Por esta razón son opciones que pocos estudiantes de medicina exploran porque, en principio, la mayoría de los que estudiamos medicina lo hacemos por el interés en la atención clínica.

El médico que quiere ser clínico, pero también está interesado en la ciencia, tiene la opción de la investigación clínica. Pero entonces, debe formarse primero como clínico. Después de la carrera de medicina, debe hacer una especialidad médica troncal, como medicina interna o cirugía, y luego una subespecialidad en la parte de la medicina que más le interesa. Por ejemplo, cardiología o reumatología, por mencionar dos ejemplos. Algunos residentes al terminar la especialidad, pasan a un curso de alta especialidad en algún problema específico. Este proceso requiere de seis a ocho años de posgrado, para un total de 13 a 15 años de estudio (siete años de la carrera de medicina más seis u ocho años de especialidad). Es en esta parte de la medicina es en donde el requisito de tener un doctorado para ser investigador no es necesario. Explico dos opciones.

El camino de la especialidad-subespecialidad puede o no preparar a un médico para ser investigador. Depende del lugar en donde realiza las especialidades. Si las lleva a cabo en un hospital general y no realiza investigación durante los años de entrenamiento, es claro que termina como especialista, pero no como investigador. En cambio, si las lleva a cabo en una institución de tercer nivel (Instituto Nacional de Salud o Centro Médico Nacional) y durante los años de residencia realiza investigación bajo la tutoría de un investigador clínico, entonces terminará no solo con los conocimientos como especialista, sino también como investigador y tendrá los artículos científicos que así lo avalen. Si un residente durante su entrenamiento genera una o más publicaciones como primer autor en revistas de circulación internacional reconocidas por el Journal of Citation Reports, similar a lo que ocurre con alumnos de doctorado, me parece que los sistemas de evaluación deberían de tratarlo con equivalencia a doctorado.

La segunda opción, muy utilizada a lo largo de los años por médicos mexicanos, es la de realizar un posdoctorado en los Estados Unidos (USA), a lo que en ese país le llaman Fellow o Posdoctoral Fellow. Este es una opción de excelencia que no lo tienen claro muchos evaluadores en México. Para entenderlo hay que conocer el sistema de estudios en USA.

En Estados Unidos los alumnos al terminar la preparatoria (High School), si tienen recursos económicos (la educación gratuita en USA termina con el High School) pasan a una siguiente etapa de educación que le llaman College, que tiene duración de cuatro años y que se lleva a cabo con cierta orientación (ciencia, filosofía, arte, etc.). El College es equivalente a la licenciatura. Así, por ejemplo, quien termine una licenciatura en química o biología en México, para los USA terminó el College. Después del College, aquellos que todavía tengan recursos (o estén dispuestos a endeudarse con el banco) pueden aspirar a lo que llaman Graduate School, en donde se estudia algo ya muy específico (arquitectura, abogacía, medicina, odontología, etc.). Una opción de Graduate School es hacer el doctorado en ciencias (PhD) y otra es hacer medicina (MD). Por lo tanto, los grados de PhD y de MD en USA son equivalentes. Por este motivo, un médico Mexicano puede irse a USA a hacer un posdoctorado, sin tener que hacer antes el doctorado, lo que no podría hacer un químico o un biólogo.

Los médicos en USA al terminar el MD, hacen la especialidad y si tienen interés en investigación, pasan directo al Research Fellow. La mayoría de los grandes médicos científicos en USA nunca hicieron un PhD, no tienen el grado de Doctor en Ciencias, pero hicieron un posdoctorado y terminaron con publicaciones como primer autor en revistas indizadas en el JCR, en muchos casos de muy alto nivel. Son estas publicaciones como primer autor lo que los avala como investigadores. Me parece que, en el caso de los médicos, los sistemas de evaluación de investigadores deben ser mas abiertos a considerar la productividad científica durante la residencia, mas que la obtención o no de un grado académico.



Miembro del Consejo Consultivo de Ciencias

Director de Investigación, Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán y Unidad de Fisiología Molecular, Instituto de Investigaciones Biomédicas, UNAM

Inicio