Miércoles, 26 Agosto 2020 12:06


El pasado 3 de junio del 2020, la comunidad académica recibió con tristeza y nostalgia la noticia sobre el fallecimiento del brillante profesor emérito del Colegio de Postgraduados (CP), Dr. Leobardo Jiménez Sánchez, en medio del amplio reconocimiento académico a sus 90 años de trayectoria. Ejemplo e inspiración de generaciones de agrónomos y profesionistas. Investigador nacional emérito y miembro de la Academia de Ingeniería, uno de los agrónomos más reconocidos y gran impulsor de la extensión agrícola en México, la educación agrícola y el desarrollo rural sustentable. Promotor fundamental del Campus Puebla (CP) y su programa de postgrado en Estrategias para el Desarrollo Agrícola Regional (PROEDAR), el cual cuenta ya con más de 53 generaciones y 514 graduados.

Realizó sus estudios profesionales en la Escuela Nacional de Agricultura (actualmente, Universidad Autónoma Chapingo, 1960). Su maestría (1962) y doctorado (1969) en The University of Wisconsin, en Madison, Wisconsin, E.U.A.

Dentro de las innumerables funciones que desempeñó en su vida profesional destacan: 1) Coordinador ejecutivo de la Red Nacional de Desarrollo Rural Sustentable, Sagarpa; 2) Subdirector general de la Dirección General de Producción y Extensión Agrícola, Secretaría de Agricultura; 3) Director general del CP, 1972 y 1984; 4) Coordinador del Plan Puebla, CP, 1967; y 5) Presidente de la Rama de Divulgación Agrícola, CP, 1967.

Recibió numerosas distinciones académicas, como el Premio de la Asociación Mexicana de Estudios Rurales; por Trayectoria Académica en el CP; el Auditorio del Campus Puebla del CP lleva su nombre; el Reconocimiento Institucional de la Universidad Nacional del Altiplano, Puno, Perú; y el Reconocimiento al Mérito Agrícola 2012 por su distinguida trayectoria profesional y sus contribuciones.

Sus publicaciones relevantes son: 1) Desarrollo productivo para mejorar la calidad de vida de las familias más pobres de la región mixteca; 2) Desarrollo sustentable en sistemas agrícolas de laderas en comunidades mazatecas, cuicatecas y mixes del Estado de Oaxaca; 3) Red nacional de desarrollo rural sustentable; 4) Proyecto Manejo Sustentable de Laderas, promovido por el Instituto para el Desarrollo de la Mixteca; 5) Memorias de las reuniones de intercambio de experiencias exitosas en desarrollo rural sustentable; 6) La agricultura tradicional en el marco global y dimensiones del desarrollo sostenible; 7) El Plan Puebla, Análisis de una Estrategia de Desarrollo de la Agricultura Tradicional (CP); y 8) Plan Puebla: An Agricultural Development Program for Low-Income Farmers in Mexico. Este último trabajo es una referencia académica obligada sobre el aporte del Plan Puebla al desarrollo rural, texto integrado en el libro intitulado Reasons for Hope: Instructive Experiences in Rural Development, el cual reúne 18 experiencias relevantes del desarrollo rural en África, Asia y América Latina.

El Proyecto Puebla, posteriormente Plan Puebla, constituyó un exitoso programa agrícola regional, reconocido a nivel nacional e internacional por sus aportes al desarrollo agrícola rural sustentable. Inició a finales de la década de 1960, como un proyecto CIMMYT-CP, dirigido por el Dr. Leobardo Jiménez Sánchez, el Dr. Heliodoro Díaz Cisneros, y el Dr. Reggie J. Laird. Como resultado de las investigaciones desarrolladas, se incrementó el rendimiento de maíz de 1,200 kg/ha hasta 3,200 kg/ha, el 97% de los productores adoptó la tecnología generada en la propia parcela, mediante la promoción de la organización campesina a nivel de comunidad y la divulgación. Por su impacto, el Plan Puebla se difundió a nivel mundial en otros países de África, América Latina y Asia. Es importante destacar que el Plan Puebla estuvo orientado a incrementar los rendimientos, la producción de alimentos y los ingresos de productores temporaleros y minifundistas.

Esto marcó una visión de política agrícola no sólo diferente, sino opuesta a la que en ese tiempo prevalecía en México: la Revolución Verde. Este enfoque hacia el sector tuvo sus impactos en la política agrícola, particularmente en programas como Distritos de Temporal, PIDER (Programa de Inversiones Públicas para el Desarrollo Rural), y muchos otros que se implementaron para apoyar a los campesinos pobres del sector agrícola mexicano.

La experiencia y la estrategia del Plan Puebla fundó una perspectiva de desarrollo agrícola y rural, cuya base fue el trabajo directo de un equipo científico interdisciplinario con los problemas de los pequeños productores y sus familias, así como las instituciones del sector agrícola. Bajo la noción de estrategia, se construyó una perspectiva sistémica del cambio tecnológico e institucional para la innovación de la producción entre campesinos y pequeños productores; una visión comprensiva de la naturaleza bio-física, social, económica y cultural de la producción agrícola; y la relevancia de los recursos tangibles e intangibles de las familias rurales para el cambio. Sobre la experiencia y el conocimiento generado, se han formado varias generaciones de recursos humanos vinculados al desarrollo agrícola y rural de diversos países de América Latina, África y Asia, y a partir de la década de 1990 en un programa de maestría y doctorado en Ciencias en el Campus Puebla del CP.

En la visión del Dr. Jiménez Sánchez, la formación de recursos humanos y la investigación científica son componentes fundamentales frente al reto de la producción de alimentos, la pobreza rural y el entorno social y económico que vive México. En un mensaje en el marco de la reunión de agrónomos del Estado de Puebla, el 25 de octubre del 2018, afirmó que la “generación de profesionales comprometidos con el desarrollo del campo mexicano constituye un gran activo para asegurar la continuidad en los esfuerzos realizados, orientados a atender las necesidades de la población de México, particularmente de los productores y sus familias”.

Sus grandes aportaciones al desarrollo rural sustentable y al desarrollo agrícola regional constituyen verdaderos pilares para una sociedad mexicana más justa, equitativa y mejor alimentada, a partir de las aportaciones de la ciencia, la tecnología y la innovación.

Vayamos de aquí al lecho eterno… (Faust, Kerker; Johann Wolfgang von Goethe).



*Coordinador de Agrociencias, Academia Mexicana de Ciencias,
Miembro del Consejo Consultivo de Ciencias,
Centro de Investigación Científica de Yucatán.

Inicio