Miércoles, 16 Diciembre 2020 08:23

Un ingeniero con ingenio:
Dr. Ricardo Chicurel Uziel
(1930-2019)




img-home



Francisco José Sánchez Sesma1, Casandra Rodríguez López2 y Erika Mirna Berstein2



El 11 de diciembre de 2019 falleció el Dr. Ricardo Chicurel Uziel, a los 89 años. En 2018, recibió el Premio Nacional de Ciencias y por ello fue miembro del Consejo Consultivo de Ciencias (CCC).

A poco más de un año de su muerte, relataremos aquí algunas de sus aportaciones y logros que constituyen su legado.

Este destacado inventor mexicano de padres turcos, fue el menor de dos hermanos. Desde muy temprana edad, tuvo la inquietud de conocer cómo operaban las máquinas, como la locomotora de vapor y los motores. De hecho, algo que le impresionó y marcó el resto de su vida fue la máquina de vapor que utilizaron para hincar los pilotes del edificio Basurto, en la colonia Condesa. Su hermano mayor, Enrique, fue también una inspiración, ya que de niños Ricardo admiraba su gran habilidad mecánica para elaborar juguetes. Así, se encaminó a estudiar Ingeniería Mecánica.

Con muchos sacrificios familiares, el Dr. Chicurel llegó a los Estados Unidos (EUA) para estudiar Ingeniería Mecánica en la Universidad de Cornell y gracias a su talento recibió apoyo para continuar sus estudios en la Universidad de Princeton, también en los EUA, donde obtuvo los grados de maestría y doctorado en Ingeniería Mecánica. Al concluir el doctorado fue contratado como profesor del Instituto Politécnico y de la Universidad Estatal de Virginia. Durante seis años trabajó en la industria, tanto en Alcomex, una empresa dedicada al aluminio, como en General Electric. En ese tiempo conoció a quien sería su esposa, Carmen, con quien procreó tres hijos: Edgar, Marina y Verónica.

Con el antecedente de haber colaborado en un proyecto de una presa en México, mientras todavía se desempeñaba como profesor, recibió en 1970 la invitación del Dr. Roger Díaz de Cossío, director del Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), de incorporarse a este instituto como investigador. Así, tomó la difícil decisión de dejar su trabajo en el Instituto Politécnico de Virginia, ahora Universidad Estatal de Virginia en los EUA, dejando atrás una antigüedad de trece años y un buen salario. Inició un nuevo camino en la UNAM como investigador y profesor en la Facultad de Ingeniería y ahí se enfocó en líneas de investigación sobre vehículos eléctricos, híbridos y no convencionales, desarrollo de máquinas y mecanismos diversos, expansores y bombas de desplazamiento positivo, al tiempo de realizar investigaciones teóricas en mecánica de sólidos.

Ricardo Chicurel fue un factor muy importante en la etapa de consolidación del posgrado en Ingeniería Mecánica, lo que repercutió en los apoyos otorgados por distintos organismos. Cuando formó parte de la maestría, esta apenas alcanzaba su madurez. En 1986, el Dr. Arturo Lara López con el apoyo del Dr. Ricardo Chicurel y otros profesores, quienes contribuyeron a tener la masa crítica necesaria, iniciaron con éxito el programa de doctorado en Ingeniería Mecánica.

Su espíritu innovador lo llevó a desarrollar varios proyectos, obteniendo una docena de patentes en México y en los EUA. Entre sus desarrollos destacan la bomba hidráulica con la empresa Diseño y Fabricación en Ingeniería Mecánica (DYFIM, S.A.) que, si bien, es una idea que comenzó a desarrollar siendo profesor en Virginia, obtuvo una segunda patente de la bomba mejorada en colaboración con la UNAM. Mejoró motores de combustión interna y máquinas para la producción de artículos de vidrio y contribuyó al diseño del vehículo eléctrico y del electro-bus en la UNAM. Con gran entusiasmo desarrolló transmisiones de engranajes magnéticos para reductores de velocidad.

Su espíritu premonitorio lo llevó a desarrollar tecnologías de diseños de alta eficiencia, con el fin de reducir emisiones contaminantes y de contribuir a la cultura del ahorro de los recursos energéticos.

Por sus contribuciones al área de la ingeniería mecánica el Dr. Ricardo Chicurel Uziel recibió diversas distinciones. En 1982, tuvo mención honorífica del Premio Banamex en el ramo industrial; en 1992, fue galardonado con el primer lugar del Premio Condumex. Destacan, el Premio Universidad Nacional en el área de Innovación Tecnológica y Diseño Industrial, en 2013, y el Premio Nacional de Ciencias en la categoría de Tecnología, Innovación y Diseño, en 2018.

Fue miembro emérito de la Academia Nacional de Ingeniería y miembro de honor de la Academia de Ingeniería, así como de la Sociedad Mexicana de Ingeniería Mecánica e integrante de varias comisiones y jurados, además de ser nivel III del Sistema Nacional de Investigadores (SNI).

Entre los retos que enfrenta la ingeniería, el Dr. Ricardo Chicurel siempre sostuvo que hacía falta invertir más recursos para consolidar su desarrollo en nuestro país, sobre todo, para apoyar el avance de la ingeniería no civil. Estaba convencido de que el talento por sí solo no alcanzaba para que un diseño llegara a ser producido y utilizado por la sociedad: “Es un trabajo muy arduo que lleva tiempo, dinero e incluso, muchos fracasos. Y se debe aceptar eso”.

El Dr Ricardo Chicurel fue maestro de muchas generaciones, impulsor de vocaciones, innovador, inventor y atetla (corredor de largas distancias). También fue esposo, padre y abuelo ejemplar y amoroso. Desplegaba un sentido del humor a toda prueba: diseñó una prótesis-soporte externa para una afección de su rodilla diciendo que imitaba a los artrópodos.

En el marco de un merecido homenaje que el Instituto de Ingeniería de la UNAM le hizo en 2019 (https://www.youtube.com/watch?v=m0Ht0gbpiVg) , el Dr. Ricardo Chicurel Uziel intervino dando tres consejos para los investigadores jóvenes:

1. “Aunque no sepas exactamente cómo, lánzate sin miedo a realizar proyectos originales” y citó a Robert Branson: 'No aprendes a caminar siguiendo reglas, aprendes caminando y cayéndote'. “Los estudiantes deben arriesgarse en realizar proyectos, aunque tengan miedo a fracasar, como dicen en la lotería ¡Si no juega, no gana!”.

2. “Ten un plan, pero no lo consideres sagrado”, y citó a Isaac Asimov: 'Para tener éxito, la planeación sola es insuficiente, se debe improvisar también', “hay que ser flexibles para reconocer los cambios del entorno”; y

3. “Mantén el buen humor y las buenas relaciones con tus colaboradores”, y señaló la frase de un amigo de Dinamarca, Víctor Borge: 'la sonrisa es la distancia más corta entre dos personas', y dijo que su cuate “presumía de ser un gran danés…”




img-home



1. Miembro del Consejo Consultivo de Ciencias e Investigador Emérito del Instituto de Ingeniería, UNAM.
2. Instituto de Ingeniería, UNAM.

Inicio